Repatriados encuentran el “sueño americano” en México

Nota publicada en Aristegui Noticias. 

Antes de empezar su día, Mauricio López, de 23 años, calienta agua en una pequeña estufa eléctrica en su cuarto en Iztapalapa, que comparte con su madre y también sirve como cocina. Mientras el agua se calienta, López escucha música del rapero estadounidense Drake en su celular a todo volumen. Su baño a cubetazos casi está listo.

A principios de este enero, las mañanas no empezaban así para este jóven repatriado, que vivió en Estados Unidos desde los cinco años como indocumentado. López era un dreamerun joven protegido por la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que firmó el presidente Barack Obama en 2012. Aún así, él decidió dejar su hogar y permiso de trabajo para regresar con su familia al país que dejó de niño.

“Ya no me sentía cómodo, y mi futuro no era seguro allá”, dijo López. “No hacía lo que quería hacer, como viajar, estudiar y superarme”.

López es uno de los más de 50 mil repatriados que llegaron a México en los primeros seis meses de 2017, según datos de la Secretaría de Gobernación. A pesar del discurso antimigratorio del presidente Donald Trump desde su candidatura, ha habido menos deportados y repatriados que el año pasado, cuando se registraron más de 219 mil retornados según el Instituto Nacional de Migración (INM). El número es aún más bajo que en 2009, cuando Obama empezó su presidencia, y en el que se vieron 600 mil retornados.

Aunque el número de repatriados es más bajo que otros años, organizaciones que trabajan con estos migrantes ven que más jóvenes y familias, sin antecedentes criminales, están regresando por deportación o voluntad propia.

“Vemos más jóvenes binacionales no solo por deportación, sino que regresan voluntariamente igual y porque ya no aguantaron”, dijo Eunice Rendón, coordinadora de Agenda Migrante, una red de organizaciones que ayuda a migrantes mexicanos dentro y fuera del país.

Agenda Migrante se creó como respuesta a la llegada de Donald Trump a la presidencia. Su propósito es darle una voz a los millones de mexicanos que residen en Estados Unidos y los miles que siguen regresando a México y exigen apoyo del gobierno.

Esta comunidad de repatriados bilingües tienen espacios como New Comienzos, Consejo Ciudadano y foros de Agenda Migrante que conectan a estos mexicanos con oportunidades laborales, apoyo psicológico, certificación de estudios y empujan iniciativas gubernamentales para seguir ayudando a futuros retornados.

Este año el jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera nombró a la Ciudad de México como ciudad santuario para los mexicanos que regresan de Estados Unidos. También se promulgó la Ley General de Educación Pública, que facilitará a jóvenes mexicanos revalidar sus estudios realizados en el extranjero.

“Algo que noto más es que hay muchos anuncios del gobierno, pero los migrantes no están enterados”, dijo Rendón sobre la falta de comunicación hacia repatriados. “Como que falta un link entre las comunidades”.

Es por eso que estas organizaciones para migrantes crean eventos cada mes para unir a la comunidad y conectarlos con servicios que puedan facilitar oportunidades laborales o educativas.

El dreamer López no pudo terminar su educación en una universidad pública en el estado de Carolina del Norte. A meses de llegar a México, junto a la organización New Comienzos, que sin fines de lucro ayuda a repatriados con opciones laborales y proceso de adaptación, empezó a preparar sus documentos para poder continuar su educación. La Universidad Nacional de México (UNAM) es la mejor opción, según él.

“Estoy muy emocionado de terminar mis estudios”, dijo López. “Algo que dejé porque tenía que pagar bills”.

Enrique Graue, rector de la UNAM, declaró en febrero que la institución máxima de estudios estaba dispuesta a recibir a estudiantes repatriados para que puedan terminar sus estudios. Pero al mes siguiente, expresó su preocupación por la falta de recursos y espacio de la universidades mexicanas si regresan más dreamers deportados.

López tendrá que esperar un año más para revalidar todos sus documentos y solicitar cupo en la UNAM. Mientras, seguirá trabajando en un call center atendiendo llamadas en inglés.

Por el momento el programa de DACA sigue en pie del otro lado de la frontera, y cuenta con casi 800 mil participantes — la mayoría son ciudadanos mexicanos. Diez estados estadounidenses firmaron una petición para acabar con DACA este septiembre. Si es aprobada, miles de dreamers podrían ser afectados con una posibilidad de deportación.

“Creo que sí van a venir más dreamers”, dijo Rendón. “Y serán dos tipos: deportados o que renuncian su estatus en Estados Unidos”.

Mientras el programa siga en pie, protegerá a jóvenes indocumentados de deportación, pero sólo si no cometen algún delito. Desde 2012, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) ha deportado alrededor de 1,500 dreamers por actividades criminales, casi el 80% son mexicanos.

Luis Ortiz, de 23 años, es uno de esos jóvenes. Ortiz ya se había postulado para DACA y estaba en las últimas etapas del proceso para recibir protección cuando una discusión familiar lo llevó a la cárcel y posteriormente acabó en su deportación.

“El juez me dijo que podía reaplicar para mis papeles, pero que con mi record criminal no se sabía si me lo iban a dar (permiso de DACA)”, recuerda Ortiz. “Ya había hecho ocho meses (en la cárcel), y estaba cansado y ordenó mi deportación”.

Ortiz vivió en Lexington, Kentucky, desde que tenía 10 años, cuando sus padres cruzaron la frontera con él. Su familia intentó siete veces llegar a territorio estadounidense, hasta llegar a salvo con algunos familiares que ya vivían en ese país. Estas experiencias han marcado su identidad y deseos laborales.

“Soy mexicano de sangre y me siento orgulloso, pero a su vez me crié allá”, dijo Ortiz. “Cierta parte de mi, pues, I’m American”.

Regresar a México le ha abierto puertas personales y profesionales. Ortiz volvió a conectarse con su papá y familia, y vive en la casa de su abuela — que había quedado abandonada después de su muerte– en Iztapalapa. También es parte de New Comienzos.

Junto a esta organización, va a empezar el programa de Fomento al Autoempleo que ofrece la Secretaría de Trabajo, el programa que se basa en las habilidades de los repatriados y con el que se les proporciona ayuda financiera, hasta 125 mil pesos, para abrir su propio negocio en un año.

“El poder ser tu propio jefe, el poder dar trabajo a otra gente y estar bien financieramente, pues, es el sueño americano y lo estoy logrando dentro de mi país”, dijo Ortiz.

Lizbeth Cruz, de 33 años, es otra mexicana deportada que empieza a ver el sueño americano en México. Aunque ha sido difícil adaptarse a la nación que dejó desde los nueve años, especialmente porque se obligó a abandonar a sus tres hijos en Estados Unidos. Cruz ha logrado mantener un buen trabajo en un call center y hogar.

“De cierta manera, si le echas muchas ganas, sí eres libre (en México)”, dijo Cruz. “No tienes miedo de que te van arrestar o del racismo”.

Un estudio del Colegio de la Frontera Norte (COLEF), un centro de investigación de México, observó que de los repatriados en 2015, 56% dejaron a sus hijos a cargo de su pareja o padres que aún residen en Estados Unidos. Como Cruz que dejó a sus tres hijos, nacidos allá, bajo el cuidado de sus padres.

En los últimos tres años, Cruz mantiene la relación con sus hijos a través de videollamadas y fotos.

“Hablamos diario, pero no es lo mismo”, dijo Cruz. “Ya hay que verlos”.

A pesar de su separación, Cruz no quiere que sus hijos se vengan a vivir a México con ella. Igual que el 41% de padres deportados y el 25% que piensa reunirse con ellos algún día en Estados Unidos, según el estudio de COLEF.

Eunice Rendón de Agenda Migrante ha visto a muchos padres mexicanos que piensan igual, y su reacción normalmente, según ella, es que ellos pueden regresar a México sin problema, pero sus hijos “ni de broma”.

Lo ideal para esta madre deportada sería traerlos de vacaciones y que sigan estudiando en Estados Unidos. Sus tres hijos son menores de edad y no tienen pasaporte estadounidense o mexicano, lo cual no les permite salir del país.

“No sé cómo sacarles el pasaporte”, dijo Cruz. “Si mis familiares son indocumentados, ellos no tienen los documentos para sacarles el pasaporte. Entonces ellos no puede venir y yo no puedo ir”.

Este mes, los padres de Cruz van a investigar si es posible obtener los pasaportes de los menores con su matrícula consular, ya que es una de las opciones en los requisitos para que un tutor legal pueda solicitarlos.

A pesar de los diferentes obstáculos y separación familiar que Cruz, Ortiz y López han vivido en los últimos meses, los tres se sienten libres en su país y listos para aprovechar cada oportunidad que México les brinda.

Haber encontrado una comunidad de repatriados en New Comienzos también les ha ayudado adaptarse al país. Olimpya Ceja, de 25 años, es miembro de está organización y ayuda a conectar a recién retornados con oportunidades laborales y amistades. Ceja creció en Estados Unidos también, pero se regresó con su mamá hace 10 años.

Ella dice que entiende perfectamente la nostalgia que tienen los repatriados al dejar todo y vivir en su país que nunca conocieron del todo.

“Yo a los repatriados les recomiendo que sean persistentes”, dijo Ceja. “Más que nada, no rendirse y la vida sigue. Hay mucha ayuda aquí (en México) que no se difunde. Así que no se rindan”.

López comparte esta idea. él le quiere decir a los dreamers o mexicanos que regresan que no van a estar solos y tendrán apoyo.

“Aquí en México sí hay muchas oportunidades que a veces la media allá (en Estados Unidos) no enseña–sólo las cosas malas, no las buenas”, dijo López. “Yo veo que México es un país de oportunidades”.

Si eres repatriado y buscas ayuda para revalidar tus estudios, buscar trabajo o una comunidad, puedes encontrar más información con Agenda Migrante, New Comienzos, Consejo Ciudadano y la Secretaría de Trabajo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s